Cuando la arquitectura es poesía

Imagen

Si la arquitectura es también lenguaje, la buena arquitectura es poesía.

El otro día me hice esta reflexión cuando escuchaba a Álvaro Siza Vieira explicar su proyecto del museo para la Fundación Iberè Camargo en Porto Alegre, Brasil

ImagenLa explicación del proceso creativo fue acompañada de una serie de dibujos seleccionados entre los muchos que realizó a lo largo de la primera fase del proyecto y que ilustran cómo en la mente de Álvaro Siza iba concretándose la imagen del futuro museo.Imagen

«Dibujo para pensar», explicaba el maestro, y esos garabatos, como los llamó Vicente Verdú, un conjunto de líneas falsamente caóticas, ilustran a la perfección el pensamiento del arquitecto, su respuesta a los problemas que le iba planteando el proyecto, la forma en que el programa se iba introduciendo en el diseño, la respuesta a los diversos elementos del entorno que condicionaban el proyecto, la manera de enfrentarse a la relación del futuro edificio con su entorno, las soluciones desechadas, corregidas o perseguidas.

El conjunto de dibujos hablan mejor que cualquier texto, y no podía ser menos, pues el dibujo es la forma natural de expresión del arquitecto. Las líneas transmiten la pasión del arquitecto y sin duda, el placer que le proporcionó ir acercándose a lo que sería la propuesta final de museo, plasmado en unos dibujos finales, más formales, acabados en el estudio, que parecen ejecutados tras su construcción.

ImagenLuego, fuimos conociendo el proceso constructivo del edificio mediante fotografías de la obra, realizada en un bello y conseguido hormigón blanco. Cuando apareció la primera foto del edificio ya terminado, pensé: «esto es poesía».

ImagenPorque si la arquitectura es una forma de lenguaje, si tiene su propia gramática, aunque a veces esté ausente en las obras más desafortunadas de arquitectura, como recientemente le espetó Peter Eisenman a Rem Koolhaas a propósito de su intervención en la bienal de Arquitectura de Venecia, la buena arquitectura, la que nos emociona y conmueve, es poesía.

Como en la buena poesía, en el edificio de Siza, nada sobra, y todo tiene su razón de ser. Cada elemento está en función del mensaje que el autor nos quiere transmitir.

Frente a la espectacular desembocadura del río Guaiba, el edificio parece encerrado en sí mismo. Está formado por la superposición de cuatro plantas irregulares y la fachada que mira al agua, tiene una suave ondulación, como la que producen las olas que llegan del mar en la superficie del río.

Las rampas, exteriores, lo abrazan y envuelven en un guiño a otro museo más formal, recordándolo en su oposición.

ImagenLas pocas aperturas, en las rampas inclinadas, están a medio camino entre la ventana y el ojo de buey, y permiten una vista espléndida de la bahía luminosa que penetra así a al interior del edificio, como si de un cuadro de una exposición se tratara.

La luz ilumina el interior de este edificio hermético y se introduce, desde el lucernario superior, a todos los rincones de las plantas inferiores.Imagen

Si Frank Lloyd Wright escribió poesía con versos clásicos y rimados, el poema de Álvaro Siza es de versos libres, cortos, de gran musicalidad.

Larga vida al poeta.

 

 

Anuncios

  1. Luis Alonso Calderon Jimenez

    No hay arquitectura alguna. Que nos comunique equilibrio, distribuicion, analogia, presentacion, armonia, zonificacion, arte, etc.

    • Hola Luis Antonio:
      Entiendo que quieres decir “No hay arquitectura alguna que nos comunique…”.

      Ahora bien: esto ocurre pocas veces, por eso hablo de “la buena arquitectura”.

      Partiendo de que la frase del título es un símil, yo sí creo que la buena arquitectura, como la buena poesía, emociona, y es equilibrada en su distribución y uso de materiales, puede presentar analogías con otras obras, y es armoniosa tanto en su expresión exterior como en su distribución.

      Cuando tuve la suerte de asistir a la presentación que Álvaro Siza hizo de ese edificio, estaba estudiando y analizando una poesía, y encontré mucho en común entre los valores de una buena poesía y una buena obra de arquitectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: